facebook twitter Blog

El coaching es un método que consiste en dirigir, instruir y entrenar a una persona o a un grupo de ellas, con el objetivo de conseguir alguna meta o de desarrollar habilidades específicas.

La persona que realiza el proceso de coaching recibe el nombre de coach «entrenador», mientras que la persona que lo recibe se denomina coachee.
En el proceso de coaching se parte de la premisa de que el coachee (quien recibe el coaching) es quien tiene la mayor y mejor información para resolver las situaciones a las que se enfrenta. El coach actúa como facilitador para que la persona aprenda de sí mismo y encuentre sus habilidades para conseguir aquello que se propone.


En este sentido, el proceso requiere básicamente de los siguientes 7 pasos:

1 Observar
La observación será fundamental para que el entrenado encuentre soluciones.
A través del posicionamiento en nuevos puntos de vista, y la ob-
servación de los paradigmas, creencias y conductas que se practican, el individuo podrá elegir entre nuevas alternativas que le apoyen a construir los resultados que busca.

2 Toma de conciencia

La observación permite la toma de conciencia, básicamente acerca de nuestro poder de elección.
El entrenador centrará al pupilo en
las elecciones que toma y las consecuencias que ellas crean, brindándole herramientas específicas para elegir con mayor efectividad y elegir conscientemente.

3 Determinación
de objetivos

Es esencial para todo proceso de coaching, el contar con objetivos claramente definidos. Este será el paso crucial hacia la obtención de
los mismos y servirá de guía para la toma de decisiones y acciones.

4 Actuar
Una vez reunida toda la infor-
mación, hay que actuar de una forma sostenida en el tiempo. El entrenador acom-
pañará de cerca este proceso superando las dificultades que suelen aparecer en la puesta en práctica.

5 Medir
En todo momento es imprescindible comprobar si nos acercamos o nos aleja-mos del objetivo marcado. Esto permitirá tomar acciones correctivas y así contribuir a la obtención de los logros buscados.

6 Acción comprometida
Todo proceso de coaching concluye con una acción com-prometida alineada con el plan de acción establecida previamente entre el entre-nador y el cliente.

7 Motivar
lo máximo posible a los oyentes.


El coaching o entrenamiento, puede dirigirse a diferentes facetas de la vida y últimamente han surgido numerosas “especializaciones” en este sentido. Sin embargo el principio básico que las guía es el mismo. Por nuestros conocimientos y nuestra experiencia vital, lo que nosotros podemos ofreceros es:

Coaching de vida,
centra su atención en el desarrollo de habilidades que mejoren las áreas personales del entrenado, sea su vida sentimental, relacional, su estado físico y la obtención de metas personales.


Coaching ejecutivo, o coaching a empresas en cambio,
centra su trabajo en el desarrollo de habilidades que faciliten la obtención de resultados en el ámbito corporativo. En este caso, el enfoque apunta a entrenar la capacidad de liderazgo, comunicación, administración del tiempo y los elementos personales que influyen directamente en los resultados económicos de la empresa. Es una metodología muy utilizada en los altos mandos a nivel internacional.

 

La palabra Coaching procede del verbo inglés to coach, que significa «entrenar».

SOLICITAR
ENTREVISTA GRATUITA
Miquel Sarabia + contacto

contacto